Carta desde Atenas

por Dimitris Konstantakopoulos

Grecia sigue siendo uno de los lugares más impor- tantes de la tierra. No por el país en sí, sino porque es el laboratorio donde el futuro régimen político y social de toda Europa está tomando forma (tanto como la España democrática de 1936-1939 fue el laboratorio de lo que le iba a venir a continuación a todo el continente; entonces por medio los los militares, ahora por medios financieros y político-comunicativos). Once millones de griegos se han convertido en el objeto de un experimento histórico sin precedentes. La finalidad del mismo es la creación, con el «consentimiento» popular, de un nuevo sistema de «gobernanza», democrático en su forma pero de carácter totalitario, una especie de «democracia vir- tual» y de «naciones virtuales». Se invita a la población griega a aceptar «voluntariamente» un hecho sin prece- dentes, para los tiempos de paz, la caída de sus niveles de vida, la pérdida de los derechos políticos y sociales ganados durante un siglo y la pérdida de su soberanía.

 

Si Grecia es tan importante, las ideas sobre Grecia también son muy importantes. Es por esto que esta- mos viendo en los medios internacionales no tanto dis- torsiones de lo que realmente está sucediendo (exis- ten también), como distorsiones del significado de lo que está sucediendo.

Tomemos por ejemplo el Libération francés, un pe- riódico fundado por Jean-Paul Sartre y propiedad de los Rothschild. Está describiendo los acontecimientos en Grecia como un triunfo de la izquierda! Si hay real- mente un triunfo, no es de la izquierda, sino más bien un triunfo de los Rothschild y de sus pares.

Para la izquierda griega, para el pueblo griego y su nación, para la democracia griega y europea y para la idea de una Europa democrática e independiente, lo que ha ocurrido este verano en Grecia es un desastre histórico, consecuencias se dejarán sentir pronto en toda Europa

 

La única manera de atenuar las consecuencias de esa derrota histórica es decir la verdad, no tratar de di- simular el significado de lo sucedido, como lo hacen muchas personas en Europa, entre ellos muchos po- líticos e intelectuales de izquierda. Para estudiar de una manera minuciosa qué y por qué ha ocurrido real- mente y sacar las conclusiones necesarias hay que aplicar la máxima de Spinoza «No rías, no llores, en- tiende».

Millones de griegos pagarán un precio enorme en su vida personal y familiar por su derrota (por traición y por que su liderazgo creía ciegamente en las promesas de Estados Unidos y de los oscuros círculos financie- ros). Por lo menos, paguemos este precio para contri- buir a la comprensión de qué y por qué salió mal y cómo tener más éxito la próxima vez que griegos u otra na- ción de Europa tengan que enfrentarse directamente al «totalitarismo financiero».

‘¡Ok!’, usted puede decir, ‘Todo esto parece lógico, pero todavía los griegos parecen respaldar aTsipras y a su política, dándole una victoria electoral inesperada. Y, en cualquier caso, ¿su comportamiento electoral no es una prueba indirecta de que «no hay mas alternativa» que sucumbir a los deseos de las finanzas mundiales y de Alemania?’ Esas son las conclusiones que ellos quie- ren que todos los europeos extraigan de la crisis de este verano en Grecia.

 

LA VICTORIA ELECTORAL DE TSIPRAS.

Los griegos han dado una victoria electoral a Tsipras. Esta victoria ha provocado una gran impresión, porque siguió a la capi- tulación y el giro de 180o del líder que personificaba la resistencia a la política de los memorandos.

En realidad, el alcance de esta victoria es bastante limi- tado. Menos del 20% de los posibles votantes han dado su voto Syriza;el resultado mas bajo de un partido de gobierno. Syrizaha tenido un 15% menos votos que enenero pasado. Menos del 50% de los votantes partici- paron en las elecciones, que es también una abstención récord en toda la historia de la posguerra, incluyendo las elecciones de 1946 boicotea- das por la izquierda.

También debemos teneren cuenta al analizar este resultado la decepción enorme,la confusión y el shock provocado en Grecia después de la

capitulación de Tsipras en julio y la traición del más claro mandato del referéndum. Tsipras mismo dijo después de que si insistía en la línea de resistencia, el país podría colapsar, se convertiría en ingobernable, sería arrojado lejos de la zona euro y podría caer en un guerra civil. Una especie de «terrorismo político» fue lanzado contra el pueblo griego, de la misma manera que antes del re- feréndum. Pero ahora el resultado ha sido devastador, ya que viene del mismo líder de la resistencia. Para en- tender el efecto psicológico tratad de imaginar lo que hubiese pasado si De Gaulle o Churchill, en el momento más crítico de la guerra, hubiesen firmadode repente una capitulación, explicando que no hay otra alterna- tiva que satisfacer términos alemanes o de lo contra- rio la catástrofe total esperaría a Francia y ala Gran Bretaña. O simplemente recordad lo que pasó a la URSS cuando su líder y su televisión comenzaron a propagar la idea de que su propio régimen era mucho peor que la occidental!

Sin embargo, aquí tenemos un aún más grande «mi- lagro» de las tecnologías de manipulación. No sólo este «Gorbachov» griego ha sido capaz de difundir la confusión y el desorden a su propio campo, sino que ha sido capaz de utilizarlo con el fin de consolidar su propia posición. Gorba- chov ha pasado al olvido rápidamente. Esto es muy probablemente lo que va a pasar al final con Tsi- pras, pero por el momen- to está muy presente en- tre nosotros, contra todo pronóstico. ¿Cómo pudo hacerlo?

 

¿QUÉ ERA SYRIZA?

Un fac- tor crucial que ha permitido aTsipras hacerlo ha sido la ausencia de cualquier esque- ma alternativa o partido creí- ble para seguir en la lucha contra la política de los me- morandos. Los disidentes de Syrizahan fracasado misera- blemente por dos hechos: el hecho de aceptar todo el tiempo la línea de negocia- ción de Tsipras y el hecho de que él tomó por sí solo to- das las decisiones acerca de las negociaciones, fuera del control de cualquier órgano

del partido. Los disidentes no predijeron, no adviertie- ron y no hicieron nada para impedir la capitulación y cuando llegó fracasaron miserablemente por no reac- cionar a ella de manera convincente.

Debemos tener en cuenta que Syriza nunca ha sido un partido de masas o un partido democrático. De hecho el partido es dirigido por el propio Tsipras y unos pocos ami- gos íntimos. Ellos han ido tomando todas las decisiones políticas fundamentales, para, posteriormente,llevarlas, de vez en cuando,a las conferencias del partido o al Comité Central sólo para conseguir su avala posteriori. A veces no lo hicieron ni eso.

En las filas de este partido, en esencia un resto del otrora fuerte Partido Comunista Griego mas algunas adiciones, se encuentran una gran cantidad de militan- tes volcados a su causa. Pero el aparato ha sido dirigido por un grupo de incompetentes, en su gran mayoría, burócratas profesionales, que no han de producir ningu- na nueva idea en las últimas tres décadas, ¡por lo me- nos! Desde 2012 estas personas se oponían a cualquier tipo de apertura a la sociedad temiendo perder sus futu- ras carteras en el gobierno. Han fracasado por completo para conseguir el control de la mayoría de los sindicatos y de otras organizaciones sociales, o de producir un pe- riódico que la gente quisiera comprar. Varias tendencias dentro del partido se mostraron satisfechas por la si- tuación y que prácticamente lo aceptaron, a cambio de obtener sus cuotas en el aparato del partido (y en el gobierno). Lo mas que hacían los «disidentes» erapresentar algunas propuestas en el CC, que eran recha- zadas y todo el mundo quedaba satisfecho.

Syriza se ha convertido en lo que es por tres razo- nes principales. En primer lugar, el colapso objetivo de todo el sistema político griego como consecuencia de los resultados catastróficos del programa que los acree- dores imponen y aplican. En segundo lugar, debido a la dinámica personal y la enorme ambición de una persona joven, que fue capaz de cristalizar la esperanza de que tal vez sepuediesehacer algo para detener el desastre que se desarrolla en el país. Tres, porque esta persona era lo bastante inteligente como para adoptar y aplicar una serie de ideas y consignas críticas, incluyendo la necesidad de detener de manera radical la política ca- tastrófica que se estaba imponiendo a Grecia y también la necesidad de defender la nación misma, ya que era la griega la nación atacada.

Estas ideas no fueron desarrolladas por ninguna de las tendencias de Syriza y ni siquiera fueron entendidas por ellas. Fueron desarrollados por Spitha, el movimien- to creado en la inspiración de MikisTheodorakis y por una serie de intelectuales críticos. Por ello no se puede encontrar ningún análisis serio de los conceptos utiliza- dos por el propio Tsipras entre 2012 y 2015 ni en nin- gún documento del partido. A veces usted no encuentra en esos documentos incluso los términos utilizados por Tsipras, como «colonia de la deuda». (Desafortunada- mente, Tsipras adoptó sólo las consignas, no sus razo- nes o sus consecuencias).

 

COMPLETO FRACASO DE LOS «DISIDENTES»

Lo ex- puesto hasta ahora ha sido una razón fundamental por la que los disidentes dentro de Syriza no han podido resistir de ninguna manera la capitulación final. Tsipras hizo el Syrizaantimemorandum y él era la única persona capaz también de destruirlo!

Los disidentes aceptaron que el propio Tsipras deci- diese una línea de negociación que tenía poco sentido y que eligiese personalmente sus negociadores. Los disi- dentes no criticaron esa línea, no predijeron la posibili- dad de una catástrofe definitiva y no hicieron nada serio para detenerla.

Cuando llegó, fueron demasiado lentos y demasiado tímidos para reaccionar. Pasaron muchos días para que la mayoría de los miembros del Comité Central (que nunca fue convocado por Tsipras para discutir lo que estaba haciendo) firmara un texto donde expresaba su desacuer- do y solicitabala convocatoria de una reunión. En un mo- mento, Lafazanis mismo habló de «divisiones internas que fortalezcan la Izquierda», haciendo hincapié en la im- portancia de mantener unida la izquierda. Todos los disi- dentes evitaron cualquier ataque personal contra Tsipras.

La crítica era tan leve que sirvió indirectamente como un argumento paraTsipras. Si usted cree que una enor- me traición está sucediendo, usted reacciona de una manera muy dinámica utilizando todos los medios dis- ponibles e incluso no disponibles. Si no lo hace, usted envía la señal «después de todo, nada muy grave ha sucedido».

Cuando Tsipras decidió convocar elecciones antici- padas, la «Plataforma de Izquierda» de Syriza, temero- sa de que simplemente fueran expulsados de las listas electorales del partido, anunció la creación de un nuevo partido «Unidad Popular». Perocometieron todos los errores políticos que podían. En primer lugar, decidie- ron ellos mismos quién sería el líder del partido, su nom- bre y su programa, a continuación, se invitó a otras per- sonas a participar. Se autodesignaron como candidatos los diputados Syriza que estaban en desacuerdo con la capitulación, renunciando así a cualquier ampliación so- cial y política significativa de su esquema.

Unidad Popular, dijo que quería constituir un frente por el ‘No’. En realidad se trató de crear un partido de izquierda altamente centralizado. La gente no votó Syri- za en enero o ‘No’ en julio porque se hubiesen converti- do en izquierdistas. Ellos votaron para detener el desas- tre que se desarrolla en su país.

Unidad Popular también fue atrapadapor una posi- ción categórica y sectaria sobre la moneda nacional, exactamente lo que Tsipras quería que hicieran.

Al actuar de tal manera, los disidentes y la Unidad Popular en especial no sólo eran incapaces de entende- runa parte significativa del voto del ‘No’ de julio, sino que han legitimado indirectamente la posición de Tsi- pras. «Mira a mis oponentes, la supuesta alternativa. Prueban que tenía razón para firmar el acuerdo «, fue el mensaje clave en su estrategia de comunicación.

La protesta contra la capitulación de Tsiprasno ha sido capaz de articularse políticamente en forma satis- factoria. Ha tomado la forma de abstención o de voto nulo (casi un 5 %)y un porcentaje similar de votos para grupos de payasos políticos o sin importancia.

 

LA CAMPAÑA DE TSIPRAS.

Esta ha sido una condición necesaria pero no suficiente para que Tsiprasganase las elecciones. Después de haber estabilizado su propio partido se lanzó entonces una campaña electoral ponien- do al electorado frente al siguiente dilema

«¿Va a apoyar a los partidos viejos como Nueva De- mocracia, que, junto con el Pasok, son responsables de la situación del país y que está prometiendo nada más que adherirse estrictamente a los términos que del acuer- do con la Troika? o¿va a darme una segunda oportuni- dad y me permite tratar de aplicar en una manera más justa lo que he firmado, tratando probablemente de cambiar algunos de los términos del acuerdo o luchar contra la corrupción y hacer que los ricos pa- guen más la carga?»

Todo eso es una gran ilusión, pero todavía mucha gente elegiría una ilusión a la certeza de una realidad lamentable, sin salida aparente. También fue ayudado, en gran medida, por los medios de comunicación del stablishment. Por medio de falsas encuestasse descri- bieron las elecciones como una lucha codo a codo entre Syriza y Nueva Democracia. Así se ha demostrado una vez más lo controlado (por no sólo los centros de poder griegos) que es el juego del poder en Grecia.

También hay otra razón por la que algunos votan- tes griegos votaron por Tsipras, a pesar de su capitu- lación. Grecia va hacia una crisis

«existencial» de tipo «Weimar».No es un país «normal» en una crisis «normal». En tales condiciones, el líder más determinado tiene una gran ventaja.

 

¿UN TRIUNFO O UNA TRAGEDIA?

Los Acreedores tienen un gran interés en poner a la «izquierda» a

aplicar uno de los programas neoliberales más extremistas jamás

aplicado. («Espero que Tsiprasgane y aplique todo lo que él firmó. Él será humillad y destruido. Esta es la única manera de deshacerse de él.» Me dijo en la víspera de las elecciones un empre- sario estrechamente conectado con ND) . Para los es- tadounidenses, que tienen una enorme influencia en el entorno del líder de Syriza, el gobierno Tsipras- Kammenos parecía también, para un número de im- portantes razones estratégicas, la mejor solución.

 

EL PAPEL DE LA ADMINISTRACIÓN DE EEUU.

No tene- mos aquí el espacio para desarrollar uno de los prin- cipales aspectos de lo que ha ocurrido en Grecia y Europa este verano: el papel entre bambalinas de los EEUU. Tsipras no ha creído en sus propias capacida- des o en las de su partido, estaba lleno de ilusiones sobre el papel de Europa y los EEUU, pero queriendo el poder a toda costa, no se ha preparado a si mismo, a su partido y a su país para lo que demandaba finali- zar con una relación neocolonial. En su lugar, confió ciegamente en los estadounidenses y en los círculos financieros oscuros.

En el prestigioso periódico conservador Kathimerini (09/27/2015) filtró y publicó un largo informe del em- bajador griego en Washington, escrito el 16 de Julio, el día después de la capitulación. Desde el contenido se hace evidente que el gobierno griego estaba ac- tuando en estrecha colaboración y bajo la guía de administración de los EEUU durante toda la negocia- ción. (Había también una estrecha cooperación de Washington con otros actores europeos, especialmen- te París y Roma). También se ha demostrado en el informe que las «aperturas» de Atenas a Rusia no eran más que un juego utilizado para ejercer presión sobre Alemania (que también era un juego para atraer a la opinión pública griega). Los EEUU y algunos círculos financieros fueron capaces de hecho de usar líderes Syriza con el fin:

– parar la rebelión griega y que no sea un perjuicio para el orden neoliberal europe0,

– Infligir a Alemania y a Europa (y a la izquierda griega y europea) una enorme derrota política, la más grande después de la segunda Guerra Mundial

– disuadir a cualquier acercamiento greco-ruso. ¡Eso es un verdadero triunfo!

 

PERSPECTIVAS.

Las elec- ciones de septiembre son de ninguna manera el fin de la crisis greco-europea. El acuerdo entre Grecia y los Acreedores no funcionará. Se trata de proporcionar una forma de protectorado casi oficial, con un funcionario holandés de la Comisión Eu- ropea y su equipo preparan- do incluso los textos de las leyes a presentar en el Par- lamento. Se están prepa- rando también para una avalancha de medidas que constituirán la masacre de lo que quedaba de la economía y la sociedad griegas.

El propagonista político de la resistencia a esta polí- tica ha sido destruido. Peor aún, ahora se utiliza contra las fuerzas sociales que le llevaron al poder. Aún así,

la corriente social de la resistencia no ha desapareci- do. Tal vez la nación griega se suicidará. ¿O va a rebelar- se de nuevo?

Al destruir la expresión política de las necesidades sociales, los acreedores y los americanos no destruye- ron la necesidad de una solución a la situación. Ellos casi destruyeron la democracia y la paz civil en el con- texto de la búsqueda de esa solución.

 

Atenas, 28 de septiembre 2015 www.konstantakopoulos.gr

 

(*) Periodista y escritor. Exasesor del primer ministro griego Andreas Papandreu, ex-Secretario de la «chispa», el Movimiento de Ciudadanos Independientes y ex miembro del CC del Syriza.

 

“Galde”, Uda 2015, Verano